21 sept. 2012

Hay momentos en los que te comerías el mundo y otros en los que dejarías que el mundo te comiera a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario