3 jul. 2012

¿De qué sirve que te diga que no dejo de pensar en ti desde que me despierto?
¿De qué sirve que a veces no puedo ni pensar con claridad?
Explícame que gano diciéndote que únicamente siento miedo como los demás… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario